La detective Berta Mir (serie negra de Siruela, por Jordi Sierra i Fabra)

7524001

Hay historias que pueden ser contadas de muchas maneras pero dar con la fórmula adecuada es clave. Berta Mir habla en primera persona, sin artificios y con una cercanía que acaba por ganarse a quien está al otro lado del papel.

Recién cumplidos sus 18 años, un terrible suceso la lleva a descubrir los sinsabores de la edad adulta. Su padre, a quien está profundamente unida desde que su madre los abandonó, sufre un grave accidente que lo deja inmovilizado.

Este punto de partida desencadena el vertiginoso desarrollo de la protagonista. Berta decide indagar qué le ocurrió a su padre aquella fatídica noche y pronto descubre que han intentado asesinarlo y que este hecho guarda relación con un caso investigado por la agencia que él regentaba.

Así es como Berta se convierte en detective y suple a su progenitor, que se comunica con ella dibujando palabras en la palma de su mano. Un oficio heredado de forma fortuita para el que tiene madera; es lista y sabe moverse en terreno pantanoso.

Para seguir investigando los casos que llegan a la oficina,  decide hacerse pasar por la ayudante de Cristóbal Mir. Resuelve encargos que la sitúan bajo la pista de una mujer que engaña a su marido, un joven que toma drogas y tiene preocupados a sus padres, una chica que se escapa de casa con su novio…

Y tras las primeras resoluciones con las que gana confianza, se ve involucrada en la segunda entrega de la serie, El caso del loro que hablaba demasiado. Se trata de la desaparición de un guacamayo de spix, una especie única en peligro de extinción, que sirve de pretexto para hablar de las mafias que controlan el tráfico de animales exóticos. Hay tramas familiares, historias de envidias y celos en las que afloran los sentimientos más oscuros y primitivos del ser humano.

En la siguiente entrega se adentra en una secta para buscar a una adolescente que esconde un doloroso secreto familiar. También se ve implicada en un peligroso chantaje en el que un hombre resulta asesinado y que le da título a esta tercera novela: El caso del chantajista pelirrojo. Empieza a resultarle complicado no involucrarse más de la cuenta.

Pero Berta Mir no está sola mientras forja sus días en clave de novela policiaca. Desde el primer instante, la relación con el inspector Alfredo Sanllehí es un arma de doble filo. Él la cuida y la protege casi de forma paternal, pero es policía y sabe que debe tener cuidado y dar los pasos adecuados ya que, de lo contrario, puede acabar entre rejas. Para bien y para mal, la sombra de Sanllehí la acecha a lo largo de los casos que investiga, aun sin licencia para hacerlo. Una simbiosis de la que ambos sacan provecho. Solo al final del ciclo, en El caso del asesino invisible, se da verdaramente cuenta del alcance de esta relación.

Es en esta última entrega cuando la protagonista se ve envuelta en un caso de mulas y sicarios que se esconde tras un matrimonio, en apariencia, perfecto. Y es que a medida que avanza cada trama el peligro acecha más de cerca a nuestra protagonista. En El caso del martillo blanco se topa con el capo de la mafia Roman Vitrescu quien la involucra en una trama de narcotráfico de la que, a pesar de todo, logra sacar un gran pellizco tras solventar con acierto unas cuantas hazañas.

Son suficientes ingredientes para despertar el interés del lector, pero hay más.  Berta Mir es bajista en una banda, y también canta, compone y toca la guitarra. Desde su local de ensayo, el lector asiste al nacimiento de un grupo musical, La Séptima Cuerda, mientras vive el primer desengaño de la protagonista y su primera historia de amor.

Berta compagina su oficio como detective con sus dotes para la música y para seducir dentro y fuera de la novela: sus canciones, su primer concierto, su disco, su reacción a una proposición profesional en la industria musical… Y el verdadero amor, claro, ése que pasa de puntillas por su vida para terminar volando en un final abierto.

Nos encontramos ante una todoterreno (aunque ella es motera), que se va ganando a pulso trocitos de corazón según avanzan las historias que la van haciendo crecer. Y es que también el lector crece a su lado. Sin avanzar cómo conluye la historia con sus padres, será en este punto donde apreciaremos su increíble evolución.

Los cinco títulos de la detective Berta Mir reúnen un año de trepidantes investigaciones que encandilarán no solo a los amantes de la novela negra, sino a cualquiera que disfrute de la compañía de un buen libro y de otro, y otro más… Todos se pueden encontrar en la colección Serie Negra de Las Tres Edades de Siruela.

¿Todavía no he mencionado quien firma esta obra? Es Jordi Sierra i Fabra, el autor de las mejores páginas de Literatura Infantil y Juvenil contemporánea y un referente de la novela para adultos, así como un gigante de la historia musical escrita que fundó las primeras revistas del género en los años setenta.

Es autor de cientos de biografías, entre las que cabe destacar las de su adorado Lennon. Beatleamaníaco confeso, abarca todo tipo de géneros para todas las edades, ha publicado casi 500 libros, cuenta con 40 premios literarios en su haber, traducciones a más de 40 idiomas y lleva más de 12 millones de ejemplares vendidos. Cifras, crítica y público hablan por sí mismos.

La encomiable detective Berta Mir es una de las últimas creaciones de la incesante mente agitada de este magistral e inigualable narrador de historias.

Puedes leer aquí las primeras páginas de El caso del falso accidente y si te gustan, hacerte con toda la colección.

berta-mir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: