La serie policiaca protagonizada por Hilario Soler, Jordi Sierra i Fabra (Harper Collins)

Opinan sus lectores que en cualquier ámbito, género o escenario, Jordi Sierra i Fabra es realmente auténtico, pero que cuando se sitúa en la novela negra y policiaca lo borda aún más. En cada una de sus obras demuestra ser un maestro de la palabra escrita, un creador de historias único y singular, capaz de generar trepidantes argumentos y aproximarlos al lector con un estilo directo repleto de peligrosas tramas, tensión de altura y giros sorprendentes. Maneja un ritmo ágil, dinámico… Es provocador y fresco pero sobre todo inteligente y divertido. También demuestra compromiso, sus personajes tienen alma, toman un posicionamiento activo basado en la justicia y en la ética. Son gente con principios.

Tras cautivar al público con la serie protagonizada por el ex inspector republicano Miquel Mascarell y su fiel retrato de la Barcelona de posguerra, vuelve a situarse entre lo mejor de la novela negra y policiaca actual con las tres primeras entregas que narran los casos del inspector Hilario Soler: La muerte del censor, Filo de sable y Al otro lado del infierno. Tres joyas literarias que ningún amante del thriller debería perderse.

Crímenes, pasión, historias familiares, conflictos laborales, crítica social…Continúan las investigaciones, esta vez con el olfato policiaco del gran Hilario Soler, tan cercano como Mascarell aunque distinto a él. Entre las diferencias, Soler continúa en activo mientras que Miquel está ya retirado y vuelve a toparse con su oficio casi por casualidad, cuentas pendientes, antiguos amigos, el destino… No puede renunciar a lo que realmente es: un inspector de policía, de los mejores.

También Hilario Soler es de los mejores en su oficio, su instinto es su estrella, tiene tacto en los interrogatorios, sabe cómo llegar a la verdad causando los menores daños colaterales posibles aunque a veces son inevitables. Dice que investigar es como una partida de ajedrez: primero están los peones, los primeros testigos que son irrelevantes; luego llegan las torres, caballos y alfiles, que callan o esconden algo; al final de la partida está la reina, la verdad, y tras ella, el culpable, que es el rey.

Sierra i Fabra nos presenta a un inspector de policía repudiado en comisaría por tener ideas propias, principios y no traicionarse a sí mismo. Vive en la Barcelona de los años 60, una época difícil para los que cuestionan la dictadura y Soler es la oveja negra entre los de su especie por haber denunciado a un compañero responsable de la muerte de un joven anarquista. Así que los peores casos de criminalística, los más complicados, se le asignan a él.

Trabaja junto el subinspector Ernesto Quesada, quien lo admira y aprende de él en cada caso. También escucha sus consejos familiares, no solo hablan de trabajo. Soler es padre de dos hijos y comparte su experiencia y consejos con Quesada, que está a punto de ser padre.

También ya siendo padre y con 80 años, Miquel Mascarell protagoniza un breve encuentro con Hilario Soler en la última entrega, Al otro lado del infierno. Un guiño genial, un cameo en forma de regalo para los seguidores de las series policiacas con sello Sierra i Fabra.

El autor de los 500 libros plantea en su nueva serie de novelas protagonizadas por Hilario Soler tres temas que caracterizaron la España franquista: la censura, los militares y la Iglesia. Desgrana todas sus sombras con detalles fieles a la historia, datos verídicos, apoyado en diversa documentación y artículos de prensa. El autor nos acerca historias ficticias que pudieron haber sido reales.

El brutal asesinato de un censor del régimen encargado de decidir qué libros se publicaban o qué letras de canciones debían ser escuchadas, es la excusa para hablar de las miserias de una sociedad de siervos y verdugos, dominada por la represión. Una intensa narración de “resonancias impresionantes”, como detalla la Editorial Harper Collins en la cubierta.

Los ecos de la historia y la integridad de Soler crecen todavía más en Filo de sable, con una incursión en las cloacas del Estado. Es el más peligroso de los casos, la primera vez que Soler se enfrenta cara a cara con la muerte. Esta vez salen a la luz casos de prostitución y menores en los que se ve envuelto un militar de alto rango, amigo personal del Caudillo. Tras la pista del asesinato de su chófer, Hilario descubre que todavía hay más cadáveres… Lo que suma ingredientes de misterio y acción policial en este complejo caso de asesinatos. En cada nuevo interrogatorio se suceden las sorpresas mientras escuchamos que han asesinado a Kennedy y en la radio suenan los Beatles. Poco hace sospechar las conexiones que existen entre el asesinato de los EE.UU. y el crimen que investigan Soler y Quesada: la muerte del chófer del general Aramburu, un camarada de Franco.

Una historia de amor subyace tras la sombra de la investigación, una confesión aparentemente inofensiva, un hermano que busca venganza, un hijo corrupto… Y el peligro acechando a cada esquina, en cada disparo, en una carrera trepidante a vida o muerte. Lo único que mueve a Soler y Quesada es la búsqueda de la verdad, sea cual sea el poder imperante.

Al otro lado del infierno retrata el tercer lastre que arrastra España. Solo algunas veces aparecen valientes que se atreven a arrojar luz sobre las sombras de nuestra historia reciente para recuperar episodios que merecen ser reparados por una simple cuestión de dignidad.

Durante la Guerra Civil y hasta los años ochenta han sido contabilizados hasta 30.000 bebés robados, un gran negocio con cargo al Estado. En esta ocasión, otro de los casos más complicados que llegan a comisaría es asignado al equipo de Hilario Soler después de haber denunciado a su compañero Peláez por la muerte de un joven anarquista. Es considerado poco menos que un proscrito entre sus superiores a pesar de que él sabe que un agente de policía tiró a ese joven por la ventana. ¿Acaso importan las ideas cuando hablamos de la vida de cualquier individuo? En el único bando que se posiciona Soler es en el de la búsqueda de la verdad, por oficio y vocación. Su ética, su conciencia y su moral van más allá del servicio a sus superiores.

Cuando los culpables son un subproducto del propio sistema cualquiera es víctima o verdugo, cualquiera es culpable en un sistema que lo machaca y lo lleva a cometer actos atroces. Y así es como un “choricillo” de poca monta acaba convirtiéndose en un peligroso asesino, en un antihéroe sin futuro.

Madres expoliadas de sus hijos por un ideario absurdo, un mundo sin métodos anticonceptivos o con ellos demonizados, ¿qué puede esperarle a una joven sin dinero ni apoyo de sus padres?

Sierra i Fabra describe el horror de esos pisos patera atestados de jóvenes embarazadas, gobernados por un poder fraudulento, impune. Una red de negocio sustentada por un clérigo, una monja y dos médicos para tejer una trama perversa de niños robados, perdidos y sin antecedentes.

El autor explica en los créditos cómo 37 recién nacidos “murieron” en tan solo 22 días en la clínica de la maternidad de la calle O’Donnell de Madrid. Muchos de ellos, según informes de aquellos días, por otitis.

Esta serie de novelas policiacas es, además de un ejercicio de apasionante intriga, un homenaje a nuestro pasado reciente y a todos los episodios oscuros que quedan por cerrar. Literatura de evasión y compromiso de alto calado con el ilustre sello del gran y respetable Jordi Sierra i Fabra.

hilario

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: